•4/28/2010 09:34:00 p. m.
En plena labor en La Voz del Pueblo.
Por: Tito Ballesteros
Comunicador social colombiano


La voz del Pueblo. Nace. Muere. Nace y muere. Se nace y se muere.

Por la radio de Trujillo en Honduras, pasa la garífuna y el garífuna. El bombero. La policía. La ama de casa. La costurera. Los pescadores. Las religiosas. Los conocidos y los desconocidos. Pasa la uva, pasa la gente. Pasan las voces. Pasan los programas… Hablo de una radio cercana a su doctrina y alejada de esa frase que tanto daño nos hizo: “somos la voz de los que no tienen voz”. Aquí, en “La voz del pueblo” ¡todos tienen voz!

Más que una frase.
Se me ocurre escribir desde este mirador al mar, acompañado de la imagen del invasor, Colón; para decir que en Trujillo, la radio nace y muere. Una “conquista” (coordinadores de programación y directores) que se cansa de ser “conquistada” (audiencia) y también, quiere conquistar. Es simple: un receptor que es emisor permanente. La radio. Toda. Nace cuando explora, investiga los gustos de su público, responde a las necesidades comunicativas de la comunidad y expide un nauseabundo hedor cuando se resiste. Cuando su programación se hace eterna. Ahí muere. Así es la programación. Así son los programas. Hoy respiran y ya, mañana, muy de mañanita, necesitan oxigeno. Ideas. Libertad para ser libres. La programación debe hidratarse. Vestirse. Oírse linda. Ser coqueta. Creída. Vanidosa, soñadora y así, atraparnos en el dial. Abrazar y en un beso, pasarnos el veneno.
Intento desprender una reflexión en relación con programas “eternos”. Las mismas voces, cortinas, “fondos”, invitados, saludos y despedidas. Los mismos castigos para la audiencia y el suicidio de la programación.

Sigan comprando equipos, computadoras, mesas, sillas, tumben el edificio y ¿la programación? Claro, estamos ocupados comprando los micrófonos.

¿Cuántos programas con más de cinco años? ¿Cuántas veces saludando de la misma manera? Palabras que no cambian. Clubes de amigos que más parecen enemigos de la radio. Nombres de programas ¡idénticos! Sin generalizar, hacemos un mal uso de la música y aparte, suele ser floja y repetida. Por qué todos los “hombres de radio” – como algunos se hacen llamar – sólo nos presentan lo “mejor”. ¡Vamos con este éxito!. ¡Escuchemos lo último! ¿Será que todas las canciones son buenas? O ¿será que el criterio se perdió en el camino?
¿Qué opinan ustedes amigos oyentes?

Se me ocurre hacer un programa sobre “las que nunca sonarán”. Treinta minutos de música con un locutor que diga: Esta o aquella canción, jamás volverá a sonar en la radio por esto y lo otro. Entonces, al final, con un efecto provoca la quema del cd o el encierro más hondo para la canción.

Separadores con sonidos ambiente. La ambulancia de la localidad. El ruido de la calle. El paso del bus. El vendedor ambulante que grita y se resiste a la costumbre del hambre. La campana de la parroquia.

Se me olvidaba
La Voz del Pueblo, hasta hace seis meses, salía al aire gracias al combustible Diesel. El cerro Calentura, lugar donde vive el transmisor, históricamente carece de energía eléctrica. La opción que utilizaban era la de dar de comer a una planta que empujaba el transmisor. 70 galones de diesel cada semana subían la montaña. El motor vivía, la radio salía, pero, inmediatamente empezaba a morir. Nacía y moría.

Una fiebre mezclada con gripa no me dejo subir al lugar. Pero Sor Ledys, la directora de la radio me cuenta que en carro, burro o muchas veces a pie, debieron subir el combustible. El camino imposible obligaba un trabajo de piernas. Así trabajaron por 9 años. Ahora, tienen la energía eléctrica.

Ahora, Radio Católica la Voz del Pueblo se renueva, se actualiza; y ya no muere.
Votar esta anotación en Bitácoras.com
This entry was posted on 4/28/2010 09:34:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

On 19 mayo, 2010 14:49 , Anónimo dijo...

Saludos, se que hacen una gran labor y nos son cmo la mayoria de las emisoras, vacias sin nada que ofrecer. Animo sigan adelante, que bueno que hay alguien que se acuerda de las radios diferentes.

 
On 29 julio, 2010 14:52 , Javier Calix dijo...

un escrito sabio.. estamos cansados en todo el mundo ahora solo de exitos.. y exito es ke los mismos suenan en todas partes, solo porq es lo ke esta sonando en el mundo.. radio diferente. pero no de nombre si no con hechos.. donde estan los programas de antes, donde se daban a conocer nuevos talentos? los educativos.. la radio moderna no los permite.. entonces la que los da.. se ha quedado atras.. en hora buena Carlos y al señor tito.. buen articulo y que bien que ya hay energia electrica en la voz del pueblo.