•7/20/2009 11:10:00 a. m.

El 20 de julio se celebra el día de Lempira y en Cultura Popular, nos adentramos en
los últimos momentos del Indio que luchó contra los españoles.

Descartemos la leyenda, Lempira existió y murió en combate

Desde la escuela se nos ha enseñado que Lempira fue muerto a traición por dos españoles que iban montados a caballo (con una bandera blanca en señal de paz) y el que iba atrás le disparó con un arcabuz, herido en la frente, Lempira rodó y su cuerpo nunca se encontró. Los 30 mil indios que le rodeaban huyeron en desbandada.

Por mucho tiempo se ha cuestionado esa versión por que no resultaba lógica y no concuerda con la realidad de aquella época.

Una investigación realizada por el historiador hondureño, Mario Felipe Martínez Castillo en 1987, confirma la existencia del héroe nacional, pero a la vez descarta la leyenda que nos han enseñado y revela cómo fue en verdad que murió el Señor de la Sierra.

El historiador Felipe Martínez investigó durante años en el Archivo de Indias en Sevilla, España.
Ayudado por otros investigadores amigos, pudo encontrar un documento donde se habla del levantamiento de cerquín y la muerte de Lempira.

“Yo maté a Lempira”: Rodrigo Ruiz
Martínez leyó varias veces las relaciones de meritos de más de doce conquistadores de Honduras y fundadores de las principales ciudades. Todos, en diferentes documentos hacen alusión a un levantamiento indígena ocurrido en la provincia de Gracias a Dios y de su respectiva pacificación, sin menosprecio y sin darle tampoco un gran mérito.

“Me extrañó sobremanera que ninguno de ellos hiciera mención del cacique Lempira y sí mencionan a SOCREMBA por ejemplo, "como el más grande señor de estas tierras". Aunque todos hablan del levantamiento ocurrido en la provincia de Cerquín, ninguno hace mención de Lempira. Todos dicen que un señor de la tierra tuvo inquieta la provincia. El mismo Montejo al hablar de la pacificación de Gracias no lo menciona, por lo cual llegué a imaginar que el nombre de Lempira era una invención del cronista Herrera”, dice Martínez en su libro “Los últimos días de Lempira” publicado por Editorial Universitaria.

Pero entre la documentación de la Audiencia de México, se encontró una probanza sobre Rodrigo Ruiz, un conquistador de Honduras que en la relación de méritos asegura que fue él "quien por su valor y el mérito probado de haber dado muerte a un capitán indígena que traía revuelta la provincia de Cerquín, había rápidamente logrado su pacificación".

El documento es una pieza judicial hecha en México el año de 1558, donde aparece abundante información y detalles sobre la conquista. En este tipo de probanzas, las declaraciones de los testigos tienen una gran validez.
Entendemos que la probanza de méritos era como una especie de juicio donde el interesado comparecía ante las autoridades para someter a prueba sus aseveraciones sobre la contribución en la conquista y dominación española y luego eran interrogados una serie de testigos para comprobar lo que se afirmaba. El propósito era demostrar méritos para ser recompensados.

La probanza de méritos de Rodrigo Ruiz se inicia el 18 de enero de 1558 y consta de más de 90 folios; “Es un documento digno de toda credibilidad, está catalogada en Patronato Regio Legajo No.69, ramo No.5, Archivo General de Indias en Sevilla”, asegura Martínez.

Cómo fue la muerte de lempira
Rodrigo Ruiz acompañó a los conquistadores de México, Guatemala y Honduras. Su probanza tiene 19 afirmaciones que luego se pregunta a los testigos que saben de las mismas. De la 3 a la 8 se habla y se esclarece la existencia de Lempira y su muerte. Transcribimos las mismas casi completamente y mantenemos el lenguaje y ortografía en las citas textuales.
"Llegado al asiento llamado Ciguatepeque el cual es en la dicha provincia, el Governador y Capitán General llamado don Francisco de Montejo el cual conquistaba en nombre de su Majestad las dichas provincias me envió a mi el dicho Rodrigo Ruiz y a otros españoles a las fuerzas y peñoles llamados Cerquin a llamar de paz los que dentro de ellas estaban, a la cual parte llegados estándoles diciendo que viviesen en paz y viniesen a dar obediencia a Su Majestad como eran obligados y lo habían hecho otros pueblos".

Los indios no aceptaron la “paz” ofrecida por los españoles. Lempira logró reunir un buen número de pueblos que gozaban de cierta autonomía y con las dichas fuerzas "copia de dos mil hombres con mano armada nos dieron una guazábara en la cual nos mataron a Francisco de Mesa y a Juan Gasparin y salimos de la dicha guazábara muchos heridos”, cuenta el español.

“Mando que les diésemos guerra por todas partes, la cual les dimos muy mucho tiempo así de día como de noche y les corrimos la tierra a la redonda pasando siempre gran trabajo y necesidad así de hambre como de otras cosas necesarias a la guerra y nunca quisieron venir a dar la paz aunque les quitamos mucho tiempo el agua que bebían sino antes con todo esto ellos eran los que nos hacían todo el mal matándonos los indios que traíamos en nuestra ayuda y socorro y herían a los españoles que andavan procurando de los atraer en paz al servicio de Su Majestad".

Viendo el general Montejo "que hacia mucho tiempo que estábamos sobre las dichas fuerzas y peñoles pasábamos gran necesidad en la comida por no la haber como no tener calcado ni armas ni de donde nos viniese, y que un indio capitán de las dichas fuerzas llamado ELEMPIRA les animaba y decía que no diesen la paz sino que nos matasen y diesen guerra; mando un día que todos los españoles que estábamos en las dichas fuerzas las cuales eran tres se hiciesen todas tres una para juntos irnos de noche al dicho real llamado Siguatepeque de donde habíamos salido y que los dejásemos dentro de las dichas fuerzas como estaban y mandó que todos los españoles se recojesen al real de Siguatepeque… el dicho Capitán, llamado E LEMPIRA salió luego de las dichas fuerzas con mucha gente de guerra, y nos dio una guasábara y nos quemó todas las casas del Real y sacó de las sepulturas los cuerpos de los dichos Juan de Mesa y Gasparin a los cuales había este dicho Capitán muerto y hizo arrastrar los cuerpos con sus mortajas por el Real y después los hizo ahorcar de unos pinos, todo lo cual hizo viendo que no podíamos estorbárselo por el gran acopio de gente que tenia en las dichas fuerzas".

Los españoles se sintieron en gran peligro, pues se sabían que todos los pueblos de la provincia de Gracias venían a hacerles la guerra y estimaron que al salir de la zona para volver a Siguatepeque como les habían mandado los podían matar o capturar, puesto que muchos estaban heridos y no podían pelear.

“Yo el dicho Rodrigo Ruiz como celoso del servicio de su Majestad poniendo en gran peligro mi persona por evitar tanto mal como se esperaba procure entrar en el dicho escuadrón de los enemigos con mi espada y rodela y fui a la parte y lugar do estaba animando a su gente el dicho capitán llamado E LEMPIRA el que traía vestida y las armas de los españoles que había muerto y peleando con el le mate y córtele la cabeza la cual por traerla al dicho general recibí muchas heridas en la cabeza como en el rostro con todo lo cual la saque en las manos y nunca la deje aunque venia pelando y herido de peligrosas heridas de las cuales llegue a punto de muerte y la cabeza di al general en sus manos”.

“Por matar yo el dicho Rodrigo Ruiz al dicho capital llamado LEMPIRA hizo en ello muy señalado servicio porque el fue el que mato a los dichos Francisco de Mesa y Juan Gasparin y lo otro porque como era el que traía todos los pueblos de la dicha provincia alborotados y revueltos y lo otro porque así como vieron que en la batalla que tuve con el llevaba muerto y cortada la cabeza luego se retiraron a las dichas fuerzas de a cuatro días les ganamos las dichas fuerzas y peñoles sin peligro de ninguna persona y salieron de ellas, los que dentro estaban y se fueron a sus pueblos y se poblaron en ellos y dieron la paz y se pobló luego la ciudad que ahora dicen Gracias a Dios".

En el resto del testimonio Rodrigo Ruiz describe los alzamientos de Comayagua y Olancho, sobre todo la toma de la fortaleza de Lexamani, el peñol de Guatepeque, el de Rorroteca, y el de Aguacerquín, la fundación de Santa María de Comayagua y San Jorge de Olancho y los lugares donde allí pelearon como el peñol de Guarizama, Crinolas y Papalote.

Según el relato, al morir ELEMPIRA estaba vestido con la ropa quitada a los dos españoles muertos por él mismo. Según Martínez se podría interpretar como la de que LEMPIRA de esta manera se sintiera poseedor de los dones que creyera tenían sus enemigos españoles, práctica común en otras partes de América que se llegó hasta hacer uso de la antropofagia para que las cualidades del vencido pasasen al vencedor.
El documento aclara situaciones, pero debe seguirse investigando

Ni Rodrigo Ruiz ni los testigos hacen alusión al mes o año en que se realizaron los hechos. Sin embargo queda claro que no fue en invierno como dice la leyenda, ya que en el documento dicen los testigos que les quitaron el agua, cosa que en invierno no hubiera sido necesaria.

El documento nunca dice el número de españoles que andaban en la campaña.
Queda claro que Gracias a Dios, hoy Gracias, cabecera del Departamento de Lempira, no se había fundado y que el asiento que tenían establecido los españoles era en Siguatepeque. Si Gracias y Comayagua fueron fundadas una primera vez en 1537, hay que suponer que el levantamiento de Cerquín debió suceder a finales de 1536 o principios de 1537, lo que coincide con la época de verano o estación seca en Honduras, y de allí la importancia de cortarles el agua.

Rodrigo Ruiz no dice que entró hasta donde estaba Lempira con su caballo, mas bien hace suponer que lo hizo a pie, pues dice que recibió muchas heridas en la cara y la cabeza, y de haber entrado a caballo las heridas no serían tan altas, sino más bien en las piernas. Además que en sus otros relatos siempre menciona a su caballo y no habría razón para omitirlo en el de Cerquín.

También queda claro que el Capitán Alonso de Cáceres no estuvo presente por lo menos en el momento de la muerte de ELEMPIRA, pues todos los testigos y el mismo Ruiz dicen de él que éste andaba pacificando un valle que llaman Comayagua y que ante el peligro que pasaban los que con Montejo estaban en el Real de Siguatepeque, hizo llamado general de todos los españoles que posteriormente a la muerte de E LEMPIRA, trajeron de paz al resto de los pueblos de la provincia de Cerquín y se fundó la ciudad de Gracias a Dios, en donde sí consta estuvo Alonso de Cáceres.

Doce años después de la Probanza, el Virrey de la Nueva España da las recomendaciones: “después de estudiar todas estas respuestas y comprobar que a Rodrigo Ruiz nunca le tocaron indios en repartimiento en Honduras ni en Guatemala, y que actualmente vive en México, con casa poblada y mujer e hijos, sin ninguna entrada, por lo que están muy pobres, recomienda al Consejo de Indias se le dé una pensión de 500 pesos en recompensa de sus servicios”.

El historiador Martínez plantea que de todas las respuestas se pueden sacar dos conclusiones: Primera, que el levantamiento de Cerquín fue totalmente cierto y, Segunda, que el Capitán indígena que lideraba a los pueblos de la provincia de Cerquín se llamaba ELEMPIRA.

“Este documento extraordinario, que no ha sido estudiado por ningún otro historiador, amerita un análisis más detenido y sin apasionamientos que tergiversen los hechos para poder entender con claridad cómo se efectuó la conquista de Gracias a Dios, Comayagua y Olancho. Lógico estímulo para la presente y futura generación de historiadores hondureños que darán vida a nuestra Historia Colonial, haciendo uso de documentos como éste y no copiando simplemente, sin siquiera hacer una comprobación crítica de los hechos que han escrito otros historiadores”, concluye Mario Felipe Martínez Castillo.


Como surgió la leyenda que nos han contado
La historia que hemos conocido sobre la muerte de Lempira fue publicada por primera vez cien años después del levantamiento de Cerquín, escrita por el cronista español Herrera en una “Historia de América", publicada en Sevilla en 1626.

“Durante el Siglo XVII, XVIII y primera mitad del XIX, nadie escribe sobre Lempira como el cacique que defendiera una porción del territorio de Honduras contra los españoles; fue hasta que Pepe Milla en su "Historia de Centroamérica" copiara íntegro lo que dice Herrera sobre la conquista de Honduras.
Posteriormente Chamberlain y los historiadores hondureños de finales del Siglo XIX y principios del XX copiando a los dos autores anteriores, convierten a Lempira en el símbolo de la resistencia indígena de Honduras contra el invasor español”, señala Mario Felipe Martínez.

De esa manera se minimizó y olvidó la resistencia realizada por otros caciques antes y después de Lempira, como Benito en Comayagua en 1522, la resistencia de Sicumba en el Valle de Sula en 1536 y la resistencia que los indios de la Tagusgalpa hicieran en 1612.

Los testigos
La credibilidad del documento se da no sólo por ser una relación de méritos hecha ante la Audiencia de México, sino también por la calidad de los testigos que aparecen en el proceso. Comenzaron a ser interrogados el 10 de febrero de 1558, por separado, en secreto y bajo juramento, respondiendo cada uno las 19 preguntas sobre la vida y actuación del declarante.

Hay tres clases de testigos:
1o. Cuatro compañeros del declarante que estuvieron en el sitio donde se dio muerte al Capitán indígena que tenía revuelta la provincia de Cerquín.

2o. Aquellos que estaban en Siguatepeque y le vieron llegar de la batalla con la cabeza del vencido. Aquí está doña Catalina de Maldonado, hija del Adelantado Montejo, que dice textualmente "curó de las heridas al soldado que según le dijo su padre el Adelantado había dado muerte al capitán indígena que se sublevó en la provincia de Cerquín, por lo cual el adelantado hizo regocijo y fiestas porque la gente que estaba sublevada era mucha y ellos muy pocos y con la muerte del capitán indígena todos los pueblos en dos o tres días vinieron en paz".

3o. Aquellos que no estuvieron presentes, pero oyeron al capitán Alonso de Cáceres y al mismo Adelantado Montejo decir que la pacificación de Cerquín se debió a que “el dicho Rodrigo Ruiz diera muerte en batalla al capitán indígena ELEMPIRA”. "por lo que todos están de acuerdo en que fue este declarante y no otro el que llevó de paz a la provincia con la muerte en combate con el capitán indígena que defendía Cerquín”.

Entre estos testigos está Alonso de Maldonado quien fue Presidente de la Audiencia de los Confines en 1542 en la ciudad de Gracias, apenas unos seis años después de la muerte de Lempira.
Votar esta anotación en Bitácoras.com
This entry was posted on 7/20/2009 11:10:00 a. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

13 comentarios:

On 27 abril, 2010 14:52 , Anónimo dijo...

En la historia que todos conocemos de nuestro héroe Lempira lo conocemos como el cacique y defendió a los indígenas hondureños contra los españoles que deseaban dominarlos y que con la muerte de Lempira se logro la conquista pero en el libro de Mario Martínez no le da tanto crédito por la defensa de Honduras si no que menciona que hubieron otros caciques que defendieron Honduras y que eran temidos por los españoles pero en nuestra opinión tanto Lempira como otros caciques deben tener igual merito como grandes héroes Hondureños.

 
On 25 junio, 2010 12:02 , Anónimo dijo...

me gusta pero en la historia no especifica bien que paso despues de la muerte de lempira.

 
On 24 julio, 2010 22:47 , Carlos Sánchez dijo...

Sin lugar a dudas Lempira si existió, las dos versiones lo afirman la única diferencia es que la versión de Herrera y Tordesillas plantea su muerte casi como una fabula hundida en el fondo oscuro del olvido casi parecido a una conspiración por que no se sepan las hazañas y resistencia puesta por este líder indígena como también otros lo hicieron, hay que recordar que quien describe la versión tradicional es un cronista al servicio de los reyes Felipe II y III de España eso sólo hace pensar que la historia entendida tradicionalmente a estado al servicio de quien tiene el poder por tanto deciden que se sabrá y que no, el trabajo de Martínez Castillo se centra en Lempira por la aproximación casi accidental pero oportuna para esclarecer nuestro pasado y de esa manera rescatar el honor y la conciencia perdida por casi 500 años, como plantea Castillo el resultado solo es el inicio de un largo camino que nos queda por esclarecer nuestra historia de principio construirla en el presente siendo sujetos que participamos en la construcción de la misma, toda la lucha demostrada por nuestro pueblo hasta este momento es el inicio de un mejor destino para el bien de todos (as) esta historia continuara, porque la memoria y la conciencia han despertado...

 
On 03 agosto, 2010 14:36 , Anónimo dijo...

Valla historia que pasa si estas en tu tierra tienes que defenderla ..porque los imbasores simplemente eran ladrones y aprobechados buscaban apoderarce de un territorio ajeno..mencionas a Lempira como problematico ..cuando el haci lo correcto luchar x su gente .y ahora x ejemplo en algunos paises decimos en las fiestas patrias viva cristoval colon ...jajjja porque llegaron nos enseñaron una idioma nuevo y tenemos una mescla.. noooo tenemos que celebra y mantener el nombre de los que defendieron nuestro pais y de estar orgulloso del idioma ,raices nativas ..ya que españa principalmente habla que nos conquistaron... o los ingleces xq esos paices conquistados siguen probres como antes que pasa ....llegaron y se fueron . x lo tanto no logramos ser ricos ni mejores x tener una mescla y un difenrente idioma y decimos españa la madre patria ..por favor señores la madre patria es el pais donde nacemos...

 
On 25 octubre, 2010 14:49 , Anónimo dijo...

lo q qisiera saber es en q momento historico d la construccion d honduras ponen a Lempira como heroe?

 
On 24 enero, 2013 03:21 , Anónimo dijo...

Hello! I јust wanted to ask if you еver have any issues
wіth hackeгs? My laѕt blog (wогdpress) was haсked anԁ I endеd up losing many months οf hard ωork
due to nο bаckup. Dο уοu
havе any methοԁs tο prеvent hacκers?
Feel free to surf my webpage - socialengine101.com

 
On 16 febrero, 2013 21:47 , Anónimo dijo...

Hi, of course thiѕ ρost іs trulу nice and I have leaгneԁ lot of things from
it regаrdіng blоgging. thanks.



my blοg post ... sfgate.com
Also see my web site: http://www.Ceconsult.hu

 
On 08 marzo, 2013 06:36 , Anónimo dijo...

Нi, I do think this is a great web site. I ѕtumbledupon it ;) I'm going to revisit once again since I book-marked it. Money and freedom is the greatest way to change, may you be rich and continue to guide other people.

Stop by my web page: http://www.xfire.com/blog/melvinbra/4570098/

 
On 09 marzo, 2013 05:42 , Anónimo dijo...

Ѕimρly desire to say your article is aѕ
astounding. Тhe claгity in уour publish is sіmply spectаcular and i can assume you're knowledgeable in this subject. Fine with your permission allow me to grasp your feed to keep updated with approaching post. Thanks 1,000,000 and please keep up the enjoyable work.

Feel free to surf to my weblog :: internet site

 
On 07 abril, 2013 12:42 , Anónimo dijo...

tell me where wіll we Buу them

Нere is my ωеb sіtе - http://Www.Ebx.ch/

 
On 08 mayo, 2013 12:18 , Anónimo dijo...

It is mysterious if it is whole operate or crippled in this distribution.

Chrysler and Jeep dilemma codes are two digit figures.

Here is my site; obdii scanner

 
On 09 mayo, 2013 01:59 , Anónimo dijo...

The belt could be worn wherever so you can get a great perform out taking a cat nap or washing
house.

Feel free to surf to my blog post - flex belts

 
On 13 mayo, 2013 03:11 , Anónimo dijo...

Thіs paragraph is actually а gooԁ
one it hеlpѕ new іnternet pеople,
who are wishing in favor of blogging.

Visit my wеbsite ... Similar Website