•7/06/2009 04:08:00 p. m.

El gobierno interino de Honduras no permitió al depuesto presidente Manuel Zelaya regresar al país. Pero, ¿qué pasará si Zelaya, efectivamente, regresa?

¿Cuáles son las opciones que tiene para volver a gobernar si el Congreso, la Corte Suprema, los militares y parte de la población se le oponen?

Una pregunta que muchos se hacen es si, de regreso en el poder, Zelaya tendría las herramientas suficientes para gobernar. ¿Qué haría con los golpistas? ¿Les daría una amnistía? ¿Los obligaría a exiliarse? ¿Les iniciaría juicio?

Para echar luz sobre estas cuestiones la BBC consultó al especialista Víctor Bulmer-Thomas, ex director del Instituto Chatham House del Reino Unido, experto en la región y autor de varios libros sobre América Latina.
Para Bulmer-Thomas, el intento de regreso de Zelaya a Honduras se trató de un gesto político. “Fue un golpe de relaciones públicas fantástico. Tiene junto a él al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas y está en el centro de la atención de los medios.” “Esto es crucial para Zelaya, porque existe el peligro de que la atención del mundo gire a otro lugar.”
Otra ventaja que tiene el presidente depuesto es que hay un frente internacional muy unido en contra del gobierno interino de Honduras, formado por actores de peso como la OEA, la Unión Europea, Estados Unidos y Venezuela.

La única salida: el acuerdo
El analista dijo: “Está claro que Zelaya no puede regresar a Honduras sin un acuerdo entre el gobierno interino y la comunidad internacional, especialmente la Organización de Estados Americanos (OEA).”
Este acuerdo, que podría no ser escrito, debería establecer que Zelaya pueda terminar su gestión pero “tal vez sin la posibilidad de introducir un plebiscito para reformar la Constitución.”
Creo que los militares y las elites hondureñas no se oponen totalmente al regreso de Zelaya, sino a la posibilidad de la reelección. en este punto existe la posibilidad de un acuerdo". Dijo Bulmer.

Según Bulmer-Thomas, para que exista una salida pacífica Zelaya deberá desistir a sus deseos de realizar un referéndum para reformar la Constitución.
¿Amnistía?
Una pregunta que muchos se hacen es si, de regreso en el poder, Zelaya tendría las herramientas suficientes para gobernar. ¿Qué haría con los golpistas? ¿Les daría una amnistía? ¿Los obligaría a exiliarse? ¿Les iniciaría juicio?
Para Bulmer-Thomas, un acuerdo político entre la OEA y el gobierno interino “sería una solución pacifica y no militar, y creo que vendrá bastante pronto, porque el gobierno interino tiene una mano muy débil para jugar en esta situación.”

La debilidad proviene de la condena internacional al golpe, que se traduce en problemas económicos para Honduras, un país pobre y dependiente de sus clientes extranjeros.
La OEA por sí sola no tiene el poder de devolver a Zelaya al poder. Eso sucederá cuando Estados Unidos comience a retirarle a Honduras los privilegios que goza actualmente en el tratado de libre comercio con América Central.”

Según el analista internacional, “ahí será cuando quienes apoyan el golpe comenzarán a dividirse.”
Votar esta anotación en Bitácoras.com
This entry was posted on 7/06/2009 04:08:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

0 comentarios: