•4/04/2009 04:41:00 p. m.
Por: Carlos Molina

La tradición oral y escrita, cuenta que cuando los garífunas se encontraron con el gigantesco árbol, se quedaron mudos y sorprendidos viendo semejante portento divino de la naturaleza.

El historiador ceibeño Antonio Canelas Díaz describe en su libro: "La Ceiba, sus raíces y su historia" que a finales de 1815 cuando los garífunas llegan a la aldea de La Ceiba descubren un gigantesco árbol de Ceiba del cual toma el nombre la ciudad.
La tradición oral garífuna, apoyada después por la olanchana, sostiene que en el mismo año de fundado Pueblo Nuevo (actual Barrio la Barra) descubren un verdadero fenómeno de la naturaleza”, un árbol monstruoso, “Un monstruo verde que los hace quedarse con la boca abierta, embelesados viendo semejante portento divino de la naturaleza”. Era tal su grandiosidad que los morenos vicentinos llegaron a asegurar, y algunos así lo creyeron ser “la escalera que Dios utilizaba cuando bajaba del cielo para visitar la tierra”. En los prolongados inviernos la copa era cubierta por las nubes cargadas de agua. Las gambas de sus raíces llegaron a servir después de deslizaderos a los jóvenes que de tarde en tarde se reunían bajo sus ramas a jugar.

Proyectaba una gran sombra por lo tupido de su follaje y en los fuertes inviernos la fuerza del agua era atenuada por este formidable techo verde, logrando caer a tierra en forma de mansas gotas. En el anidaban una extensa variedad de aves, así como animales y víboras venenosas en las cuevas de sus raíces, por lo que en principio era muy arriesgado estar sin compañía mucho tiempo bajo su sombra. Al atardecer el ambiente bajo la Ceiba era bastante frío.

Según cuenta Don Antonio en su libro, en 1953 acompañó a su papá Antonio Canelas Agurcia, quien fuera alcalde de la ciudad a las oficinas del Banco Atlántida, uno de los primeros edificios de la ciudad que está ubicado cerca del mar y fueron atendidos por el señor Jean F. Charbonnet, el les enseñó dos fotografías del legendario árbol de Ceiba que correspondían al verdadero árbol, pues después que lo derribaran, circularon una gran cantidad de fotos tomadas a otros árboles gigantescos de la misma especie que habían en la región; sin embargo no tenían las dimensiones descomunales del que estaba ubicado en el local que ocupa actualmente el edificio de la Aduana.
Una foto estaba tomada desde el mar, dando la impresión que parte desde la cordillera Nombre de Dios, se introducía a las aguas del Mar Caribe. La otra foto estaba tomada desde el tronco del árbol hacia una parte de la aldea que cobijaba bajo sus ramas.
Canelas comenta que el señor Charbonnet le compró las fotografías a una famosa ceibeña de ascendencia francesa conocida solamente con el nombre de Madama P. quien fuera, junto con su madre, las primeras y únicas administradoras del primer Hotel París que funcionó en la avenida San Isidro en el local que ocupa actualmente la iglesia Metodista. Era un edificio de madera de cinco pisos, siendo destruido en el gran incendio que consumió el centro de La Ceiba el 23 de julio de 1903. La otra foto, Charbonnet se la compra a María Mercedes Pérez de Herrera, dueña del primer gran hotel que se funda en la Ceiba por el año de 1886 con el nombre de Roma, localizado a orillas del estero donde actualmente está el Instituto San Isidro. Tanto Madama como la señora Pérez, se deshicieron de esos valiosos documentos y fotos históricas al trasladarse a vivir a New Orleans. Hoy en día, nadie da razón de esas fotos valiosas del señor Charbonnet.

Don Darío Mejía Rosales le comentó a Don Antonio Canelas, que en el mes de mayo de 1913, Pedro Grave de Peralta, Francisco J. Mejía, Julián Fiallos Díaz, Manuel Mejía, Rafael Canelas Osorio, y Juan F Carias, se tomaron juntos una famosa fotografía bajo el árbol, siendo llamada la foto de los alcaldes ya que todos habían gobernado la ciudad por varios periodos. Años más tarde, el historiador Canelas tuvo el placer de ver dicha fotografía, “en la cual se podía apreciar que el árbol ya se encontraba bastante deteriorado” pues a medida fue creciendo la ciudad fueron cortándole las ramas, a tal grado que para 1900 “ya no era ni la sombra de lo que un día fue”. “Actualmente nadie da razón del paradero de la fotografía de los alcaldes”. El árbol servía de guía a las embarcaciones con bananos llamándosele “Faro Verde”.

Según el coronel Francisco Cruz Cáceres: “Aquel árbol y otros menos históricos, fue derribado en 1917 para dar paso a la construcción del actual edificio de la aduana. Aunque existen cuatro testimonios muy valiosos, tres orales y uno escrito que coinciden en afirmar que la verdadera fecha en que derriban el árbol fue en 1914 y no en 1917. Son los miembros de la familia del expresidente Francisco Bertrand, que por cierto tuvieron gran influencia y participación en la vida social y política de La Ceiba, los que sostienen en dar el año de 1914 como la fecha exacta en que se botó el famoso árbol.
Votar esta anotación en Bitácoras.com
This entry was posted on 4/04/2009 04:41:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

9 comentarios:

On 18 mayo, 2009 12:12 , Anónimo dijo...

q aburrida esa mariconada de historia

 
On 03 junio, 2009 16:09 , Anónimo dijo...

ke pobre komentario amigo, falto de kultura, sabes ke la ceiba es un arbol respeto y mistisidad.
aché a usted y su gran tema hermano. saludos desde la cd de mexico. Nsala malecum

 
On 03 mayo, 2011 22:11 , Anónimo dijo...

Yo soy de La Ceiba y recuerdo haber leido un libro llamado "El Gran Ceibon" y recuenta el folklore ceibeno. Que linda Ceibita, siempre la guardo en mi corazon!
Gracias por tu blog.

 
On 27 octubre, 2012 18:02 , Anónimo dijo...

mui buena informacion m sirvio mucho para mi proyecto. gracias

 
On 10 noviembre, 2014 15:58 , Anónimo dijo...

Extraordinaria historia! Gracias.

 
On 23 enero, 2016 19:33 , Unknown dijo...

interesante y muy bella la historia de mi ciudad ay personas que no son ni de aqui y ofenden con sus comentarios que pobres de cerebro son me encano saber todo sobre ese maravilloso pasado muc
has gracias

 
On 23 enero, 2016 19:35 , Johan Ulloa dijo...

muy bello dar un paseo por ese pasado tan maravilloso que no conocia acerca de mi ciudad muchas gracias

 
On 23 enero, 2016 19:36 , Johan Ulloa dijo...

muy bello dar un paseo por ese pasado tan maravilloso que no conocia acerca de mi ciudad muchas gracias

 
On 07 febrero, 2017 22:22 , Anónimo dijo...

Me encanta la historia, pues nací en la ceiba pero no sabía porque se llama así.
Tambien me encanta el arbol es majestuoso!